El desaliento

En tu presencia hay plenitud de gozo (Salmo 16:11)