¿Siempre lamentándome?

Dialoga con tu corazón.