Clamar por otros

El Señor ve nuestros corazones; preocupémonos por los demás.