Un nuevo nombre

El cristiano siempre actúa conforme a su verdadera personalidad, dignificando su nuevo nombre como hijo de Dios.