Dios de bondad

¡No hay Dios como nuestro Dios!