Una esperanza viva

Nuestra esperanza viva es Jesucristo