Después de Èl no hay nada

En Dios halle nuestra alma completa paz y satisfacción