Dije que no

Aun cuando Dios nos dice que no, podemos confiar que sus planes SIEMPRE son para bien