El ministerio esencial del Espíritu Santo, 3ª Parte