Corazón endurecido

Hazme ver, Señor, mi propia necedad.