Cultura del yo

Nuestra estima cobra su mayor dimensión cuando Jesús ocupa nuestro corazón.