Nuestro oportuno socorro

Cristo nos ofrece el descanso de la salvación: ¡Aleluya!