La felicidad

La felicidad del mundo es pasajera; el gozo de Dios es eterno.