Lo que más abunda

Satanás no puede saltar nuestra valla sin permiso de Dios.