Corazón no es corazón

Para fortalecer la mente es necesario guardar la Palabra de Dios.