Destrozando Nuestros Ídolos 1

En la carrera de la vida de Moisés, así como en la nuestra, no hay espacio para que cualquier cosa ocupe el lugar que le corresponde a Dios, ni siquiera nuestro país.