Sentirse seguro cuando tu mundo se derrumba