Avivamiento, Día 4

Un agricultor no puede arrojar semillas al suelo y esperar lo mejor. Tiene que preparar el suelo, darle la vuelta, romper los lugares duros y ararlo. Lo mismo es cierto en tu corazón. Descubre por qué, en este programa de Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth.