Alegrate

¿Le falta alegría y paz? Usted puede tenerlas para siempre en su vida; admita que necesita a Jesucristo y confiese sus pecados. Pídale al Espíritu Santo que le lleve a Jesús a su corazón y conocerá el amor de Dios y tendrá una paz y una alegría que nadie podrá quitarle.