Espiritu

Jesús prometió a los apóstoles que no los dejaría solos, que les enviaría el Espíritu de Dios… se los envió y recibieron su poder. Usted y yo también podemos recibirlo y ser revestidos de su poder para anunciar las Buenas Nuevas de Jesús.