Fuego

Pablo le dijo a los tesalonicenses “No apaguen el Espíritu”. Para no apagar el Espíritu Santo en nuestras vidas necesitamos leer y meditar la Biblia. Sólo ella dará los medios para transformarnos y motivarnos por Cristo.