Solos en su barca

El excesivo hacer “cosas” para Dios también hace que perdamos intimidad con nuestro creador.