INESTABILIDAD

En Cristo no hay inestabilidad.