Atentos a la gran noticia

La mejor noticia es que Cristo vino a “buscar y a salvar lo que se había perdido”