El invariable propósito de Dios.