Tu estabilizador cuando vas rumbo a estrellarte