La ilusión de ganar

Conocí a un compañero y me dijo: "Mi nombre es Bill, y tengo muchas deudas". Le dije: “¡Oh, no! Ya tengo suficientes deudas".