Guardar Sus dichos en su corazón

Que tragedia, porque la palabra de Dios nunca se ajusta al pensamiento popular y a los patrones de vida.