Nuestro trabajo

Aunque a algunos les cueste aceptarlo, nuestros trabajo no es fruto del pecado. Apenas Dios creó a Adán, lo colocó en el huerto del Edén no para que descansara eternamente sino para que lo cultivara y lo cuidara (Gen. 2:15). En el programa de hoy hablaremos sobre el trabajo.