El llamado cristiano

La vida cristiana no puede ser centrada en uno mismo, sino que se debe enfocar hacia el exterior, hacia Dios y los demás. Es imposible tener un corazón para Dios y no tener un corazón de amor y preocupación por nuestro mundo. En este programa llega la cuarta prioridad: Compromiso con el mundo.