La vida de Pedro

Dios utiliza personas comunes de maneras poderosas. El único requisito que exige es el mismo para todos: obediencia al llamado. La vida de Pedro es prueba clara de esto.