Milagros

Dios puede cambiar, restaurar las cosas con gran rapidez. Sus milagros son perfectos, repentinos y totales como cuando Jesús transformó el agua en el mejor vino. Falta el gran milagro, el regreso de Jesús y el comienzo de la vida eterna con el Señor.