Números 20:2-29

Y al entrar en el estudio de este capítulo 20, comentamos la muerte de María, hermana de Moisés y Aarón. Y observamos que los israelitas están una vez más en Cades. Habían estado allí 38 años antes y ahora están nuevamente aquí. Habían vivido treinta y ocho años de deambular como extraviados, y de no llegar a ninguna parte. Estos años de extravío, …Leer más

Números 18:21-20:1

Aarón, no poseería ninguna parte de la tierra prometida. Es decir, que los levitas no tendrían granjas, ni viñas que atender, ni olivares que proteger, sino que Dios mismo, sería su herencia. Aclaramos además, la responsabilidad de la comunidad de los creyentes de mantener económicamente a sus pastores o líderes espirituales.

Números 16:41-18:20

Estamos estudiando una porción del libro de Números, que abarca los capítulos 16 al 19, y en el capítulo 16 vemos la rebelión de Coré y de los 250 príncipes de Israel, contra la autoridad constituida de Moisés y de Aarón.en el capítulo 17 vemos como Dios dio público testimonio del sacerdocio de Aarón mediante una resurrección. Ahora, en el capítulo 18, veremos que Dios considera que es necesario confirmar el sacerdocio.

Números 15:9-16:40

Esta generación en el desierto, se volvería a la idolatría, pero la nueva generación que ocuparía la tierra, es la que presentaría estas ofrendas y sacrificios que hablan de la persona del Señor Jesucristo. Ahora, los versículos desde el 9 en adelante, contienen los detalles de las leyes que entrarían en vigencia, cuando ellos llegasen a la tierra prometida.

Números 14:13-15:8

Continuamos hoy estudiando el capítulo 14 de Números. Y en nuestro programa anterior, estábamos hablando de Josué y Caleb, y de la gran confianza y fe que ellos tenían en Dios al presentar su informe, después de regresar del viaje de reconocimiento que hicieron a la tierra prometida. Pero vimos también la reacción de la multitud, que comenzó a hablar de apedrearlos. No obstante, la gloria del Señor se mostró en el tabernáculo o tienda de reunión y habló a los hijos de Israel.

Números 13:1-14:12

Continuando con nuestro estudio en el libro de Números, llegamos hoy al capítulo 13, en el que tenemos el fracaso del pueblo en Cades. Los hijos de Israel están ahora en Cades-barnea. Este es el lugar de decisión para ellos. Este es el lugar donde volvieron atrás, lo que constituyó una violación seria del pacto. Este incidente realmente abarca los capítulos 13 y 14. El capítulo 13 describe la misión de los doce espías en la tierra de Canaán, su regreso y su informe.

Números 11:6-12:16

Números 11:16-12:16

Vimos en los versículos 10 al 15, cómo Moisés elevó su queja a Dios. Y dijimos que Moisés no era un hombre perfecto. Era simplemente un ser humano sencillo, usado poderosamente por Dios. Ahora, Moisés dijo, que prefería morirse, a tener que sufrir la convivencia con esa multitud. Y creemos que estamos de acuerdo, pues era muy difícil soportar a esa gente. Hay muchos creyentes en posiciones de liderazgo que se han sentido como Moisés. Se han quejado al Señor de que la carga era demasiado grande para ellos. Se han cansado de soportar las críticas, las quejas, los lamentos, y las dificultades.

Números 10:29-11:15

Continuamos hoy estudiando el capítulo 10 de Números. En nuestro programa anterior, estábamos hablando del orden con que marchaban los hijos de Israel por el desierto. Dijimos que cuando partían, en último lugar salía Dan con Aser y Neftalí, quienes estaban bajo la bandera de Dan, y siguiéndoles ya en la retaguardia, la gente extranjera.

Números 9:1-10:28

Llegamos hoy, en nuestro estudio del libro de Números, al capítulo 9. En este capítulo, consideraremos la celebración de la pascua y la nube que cubría el tabernáculo. Al estudiar este capítulo 9 del libro de Números, quisiéramos decir que hemos llegado a la segunda división principal del libro. La hemos intitulado: ¡En marcha, hacia adelante! Para comenzar, notemos que todos los hijos de Israel, debían celebrar la pascua, durante su marcha por el desierto.

Números 8:1-26

En este capítulo tenemos las lámparas del candelero y la pila o lavacro para los Levitas, y se continúa describiendo la purificación que es necesaria como preparación para la marcha a través del desierto. Tenían que estar limpios, porque iban a seguir a Dios y servirle.