Ayudando somos felices

Cuando ayudamos a otros desinteresadamente, experimentamos la felicidad de la verdadera amistas. Eso fue lo que aprendió Dani en ésta ocasión.

La gran obra de teatro

Todos se encontraban muy alegres y nerviosos, porque había llegado el momento especial de hacer una obra de teatro en la escuela, y esperaban con ansias le asignen su personaje a interpretar. Aunque en lo secreto de sus pensamientos, todos querían ser el personaje protagonista, querían ser los primeros. ¿Quién terminaría con el personaje más deseado?

El barco amable

Pedrito había recibido de su Mamá y Papá, un fantástico barco que debía armarse primero, para después jugar con él, sus padres le dieron las instrucciones para poder armarlo. Pedrito invitó a sus amigos para armarlo y luego jugar juntos. Iniciaron siguiendo las instrucciones, pero al cabo de un rato sintieron ir muy lento, El Gato Rafi les animó hacerlo sin seguir instrucciones, pero para sorpresa de ellos todo el barco se volvió un enredo. Pedrito se dio cuenta que lo mejor era seguir las instrucciones dadas por sus padres, aunque tardaran un poco más seria la forma más segura para poder jugar con el barco.

El doctor Peyo

Peyo es un Caballo que, en la vida real, su propietario y entrenador lo lleva a los centros hospitalarios para darle alegría y consuelo a los pacientes con cáncer, algunos de estos pacientes se han sentido tan recuperados que no han necesitado de sus habituales medicamentos.

No hables con extraños

Hoy aprenderemos la importancia de no hablar con extraños, y recordar las enseñanzas de nuestros padres, ya que por un descuido casi raptan a Dani cuando iba camino a su casa.

Yo amo la Biblia

Pedrito y sus amigos se reunieron para practicar y luego poder participar en las olimpiadas bíblicas que se desarrollan cada año en el campamento del Gallo Kikirikí. Habrá béisbol bíblico, memorización de versículos, la búsqueda de citas bíblicas en el menor tiempo entre otros juegos.

Llegó diciembre

Todo se desarrolla en la calle del barrio, donde los vecinos salen a compartir las comidas típicas de la época navideña, hacer patinata, encender fuegos artificiales para la diversión de niños y adultos.

¿Y qué hay de comer?

En el salón de clase, Pedrito El Pulpo y sus inseparables amigos aprenden lo importante que es para crecer y desarrollarse, tener una buena alimentación. Y gracias a la sapiencia de la maestra Uga estos buenos amigos entendieron que no deben comer comida chatarra en exceso.

El juego de las adivinanzas

Pedrito y sus amigos se reunieron en su casa para jugar a las adivinanzas y así aprender y divertirse de lo lindo.

Juegos tradicionales

Cansados de jugar con los celulares y las computadoras, Pedrito El Pulpo y sus amigos se disponen a fabricar juguetes tradicionales y hacer algunos juegos en la casa de Pinchi que tiene un patio grande para jugar, realizando así competencias muy sanas y divertidas.

La máquina del tiempo

Pedrito y sus amigos quisieron jugar a la máquina del tiempo, para dar rienda suelta a su imaginación le pidieron a la abuela Uga que les contara la historia de Jonás y así, imaginar que pudo sentir el Gran Pez cuando tenía a Jonás en su pancita.

Registro de correo electrónico

Regístrate para recibir el Boletín de RTM360/TWR360

Accede a actualizaciones, noticias, enseñanzas bíblicas y mensajes inspiradores de personajes cristianos reconocidos.

Gracias por suscribirte a las actualizaciones de RTM360/TWR360.

Falta información requerida