Amargura - Dando a Dios nuestras heridas