Orar por nuestra ciudad 1

En la Biblia, las ciudades fueron el centro de los juicios de Dios, y la eternidad se centrará en una ciudad, la Nueva Jerusalén.

Orar los unos por los otros 3

Demasiados cristianos se contentan con orar informalmente, sin darse cuenta de la necesidad de entrar en una guerra espiritual en nombre de los demás. El enemigo nunca cede, y nosotros tampoco debemos ceder.

Orar los unos por los otros 2

El privilegio que se nos da de orar los unos por los otros tiene sus raíces en que estemos sentados en los lugares celestiales en Cristo.

Orar los unos por los otros 1

La Biblia nos muestra cómo orar los unos por los otros y hoy comenzaremos un mensaje que nos enseñará cómo hacerlo de manera eficaz.

El pecado por la falta de oración 3

Es pasando de la oración informal a la oración comprometida, y luego la oración de combate… así es como maduramos como creyentes a fin de ser efectivos para Dios.

El pecado por la falta de oración 2

El profeta Samuel se estaba acercando al final de su vida y pronunció un discurso de despedida al pueblo de Israel. En él, declaró que no pecaría contra Dios por cesar de orar por ellos.

El pecado por la falta de oración 1

Algunos sienten que sus oraciones parecen rebotar en el techo. Hoy: comenzamos un viaje hacia la "Oración que marca la diferencia".

Jesús resucitado por nosotros 3

El poder de Dios estaba en plena exhibición cuando resucitó a Su Hijo de la muerte, la deuda del pecado estaba completamente pagada. Jesús pagó esa deuda "Por nosotros".

Jesús resucitado por nosotros 2

Los cuatro evangelios cuentan la historia de la muerte y la resurrección de Jesús. Hoy, a través de los ojos de Juan, veremos al Cristo resucitado revelarse a los discípulos.

Jesús resucitado por nosotros 1

Cuando los romanos crucificaron a Jesús, Él murió a manos de hombres que eran muy buenos para asegurarse de que un hombre estuviera muerto. Los soldados custodiaron la tumba para asegurarse de que permaneciera muerto.

Jesús crucificado por nosotros 4

Jesús soportó tres horas de agonía en una cruz romana, entregando Su vida para expiar los pecados del mundo. Hoy los momentos finales en la vida de Cristo.